En este fantástico y entretenido video, que os dejo al final de este post, Ken Robinson -escritor, conferenciante y asesor internacional sobre educación británico- nos invita a la reflexión sobre el actual sistema educativo. El propio titulo es bastante explicativo de su idea principal. Y es que se dan muchas situaciones en el mundo escolar en las que el potencial de un niño o niña puede verse frenado o incluso eliminado. Y con esto quiero decir su potencial característico y particular, no su potencial estrictamente académico.

Esto es una gran pérdida, ya que perdemos la oportunidad de formar a futuros talentos en sus propios campos. Cada persona tiene unas características, gustos y aficiones particulares, por lo que es inviable forzar a todos a seguir estrictamente un mismo camino formativo. Esto puede crear frustración y ayuda a enterrar ese potencial que está aún por despertar y desarrollar.

Uno de los factores que puede provocar esta gran pérdida es el fomento del miedo a estar equivocado. Este es un error muy importante, si hay algo que genera un aprendizaje significativo, y que a su vez da paso a nuevas ideas, es el hecho de equivocarse. Pensar ideas que pueden parecer errores, o que la sociedad toma como erróneas, han conducido a grandes avances en la historia de la humanidad. Este miedo es contraproducente y puede frenar el avance. En estos casos, el alumno puede llevar a quedarse con dudas, pues si existe el miedo a errar, existe el miedo a preguntar por si algo es erróneo. Muchos tenemos que luchar aún por este miedo infundado en la infancia, y hablo desde mi opinión personal, pues lucho contra ese miedo desde que comprendí todo lo que me podía perder con él.

“Anyone who has never made a mistake has never tried anything new”

Albert Einstein

Pasamos una gran parte de nuestras vidas dentro de este sistema educativo y esto tiene un impacto muy significativo en nuestro carácter, comportamiento y, por supuesto, sabiduría. Pero este impacto puede ser negativo. Si durante todo ese tiempo se nos fuerza a seguir unas lineas y a no salirse ni un poco del sistema, se cierran muchos caminos hacia el crecimiento y desarrollo de cada persona. La escuela se centra en una serie de asignaturas, principalmente orientadas al mundo universitario y laboral. Pero insisto, ¡es una gran parte de nuestra vida! Y se están dejando fuera enseñanzas que podrían descubrir, motivar y hacer crecer a algunos de los alumnos.

Además, no todos pueden estar horas sentados, en silencio y prestando atención. De hecho, es una situación que generalmente nos hace luchar contra nuestra naturaleza real de la adolescencia. Y, en cierta medida, esta lucha es necesaria para una correcta adaptación a la sociedad. Pero, esta estricta y tan prolongada formalidad puede generar efectos negativos en la personalidad. Hay estudios que indican que el tiempo de atención de un alumno durante una clase típica no es superior a los 18 minutos[1] y, aún así, muchos docente insisten en mantener al alumno en silencio y atendiendo durante una hora completa. Personalmente, espero que sea un cambio generacional y que los docentes en ciernes de hoy seamos capaces de mejorar el sistema educativo del mañana.

 https://www.youtube.com/watch?v=iG9CE55wbtY

 1. Joan Middendorf y Alan Kalish, «The ‘Change-UP’ in Lectures», National Teaching &Learning Forum 5, nº2, 1996.

2 Responses

    1. ¡Gracias!

      ¡Desde luego! Me parece un ponente excepcional y con un estilo muy característico. Su pose tan estática inspira una tranquilidad y seriedad que adereza con un toque de humor. La exposición es muy clara y la complementa con ejemplos básicos para poner en situación a la audiencia y mejorar así la comprensión.

      Acabo de ver otro video suyo, más reciente (2013), muy relacionado e igualmente entretenido: https://www.youtube.com/watch?v=wX78iKhInsc

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *