Todo llega a su fin o todo comienza en alguna parte, hay dos formas de verlo. Hoy ha sido nuestro último día de “Didáctica de Física y Química“, una asignatura de donde nos llevamos muchísimos recursos, una gran cantidad de nuevas ideas e infinidad de buenos momentos. Durante este tiempo nos hemos visto realmente motivados en nuestro camino hacia la docencia, ha sido un gran impulso y un chute de energía. Que se preparen los alumnos que nos encontremos,
pues vivirán grandes experiencias de la mano de la ciencia.

Experimentando con voluntariosEste último día ha sido toda una fiesta. Una exhibición de talento, de humor, de compañerismo y de ciencia. Todos nosotros hemos presentado distintos experimentos, en una aproximación hacia la exposición docente. Y, desde luego, hay mucho potencial. Las exposiciones eran capaces de mantenernos absortos, centrados y entretenidos. Solo con que llegue un poquito de la magia que ha surgido hoy en el “escenario” a las aulas, será todo un regalo para los alumnos.

Pues como he dicho antes todo comienza en alguna parte y, aunque hoy es el último día de esta clase, es el comienzo de algo grande. Y así nos lo ha hecho ver María Jesús con un gran detalle. Nos ha regalado una piedrita personalizada (dentro de un pack más variado) que, para mí, representa el comienzo de la construcción de algo grande. Primero nos ha mostrado la gran responsabilidad que tenemos de cara a nuestros futuros alumnos, nos ha enseñado que también somos constructores, pues somos parte de la influencia de esos estudiantes que pasen por nuestras aulas. Y, no dentro de mucho, nos tocará poner multitud de primeras piedras en los cimientos de lo que pudieran ser GRANDES CATEDRALES.

La primera piedra de una CATEDRAL

Solo me queda dar las gracias por todo este tiempo y por transmitir esa pasión por la docencia. Un placer haber cursado esta asignatura de esta forma. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *