Los deberes son aquellas actividades relacionadas con la escuela que se realizan fuera del horario escolar. Son un eterno dilema. Las preguntas en muchas ocasiones son: ¿Deberes si o deberes no? ¿Mucho tiempo de trabajo en casa o nada?. Y prácticamente se podría afirmar que no hay una respuesta correcta a estas cuestiones, tal vez porque no sean las cuestiones adecuadas y requieran de una mayor concreción. Al fin y al cabo, todo depende.

En el día de hoy hemos reflexionado sobre este asunto. En la siguiente tabla os muestro algunas de las ideas a favor y en contra de los deberes:

A favor En contra
Afianzar contenidos del aula Su obligatoriedad lleva al rechazo
Hábitos de trabajo Quitan tiempo de dedicación al desarrollo personal
Organización temporal Sobrecarga y frustración
Continuidad fuera del aula Pueden perjudicar la creatividad y motivación
Ayuda en la preparación de exámenes de forma progresiva Repetitividad
Repasar a su ritmo Genera desigualdades sociales debido a las distintas situaciones en el hogar

Ya veis, hay una gran variedad de argumentos a favor y en contra. Por lo tanto, cabría pensar que la pregunta no debería ser si los deberes deben existir o no sino, más bien, cómo deben existir. Simplemente analizando esos argumentos anteriores se puede concluir que los deberes son útiles, siempre y cuando no supongan un tiempo excesivo, sirvan para reforzar una actitud positiva hacia la escuela, no requieran de ayuda extra en el hogar y sean realmente útiles (no repetitivos).

“Los deberes se deben medir en calidad y no en cantidad”

Experimento con agua Hoy hemos visto algunos ejemplos de deberes que fomentan la creatividad, la curiosidad y animan a la observación. Este tipo de deberes acercan el trabajo teórico del aula al mundo cotidiano de los alumnos. Puede ser buscar lo estudiado en clase en tu día a día, encontrar escenas de películas relacionadas con el temario o realizar experimentos y experiencias. Existen multitud de opciones para evitar esos puntos que hemos visto “en contra” y fomentar especialmente los puntos “a favor”.

Un ejemplo con respecto a los experimentos o experiencias es el que hemos realizado hoy. Voltea una botella llena de agua, con un simple papel tapando la boquilla. El alumno observará que el agua no se cae y deberá plantear sus hipótesis de porqué sucede esto. Esta es una tarea práctica, motivante, creativa y que invita a la observación y reflexión.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *